Importancia de la orientación vocacional en jóvenes

martes, 19 de enero de 2016

LA REPÚBLICA. De 100% de personas que cursan estudios superiores, solo el 40% terminan la carrera. Por ello se recomienda realizar un test vocacional con un orientador, cuando el adolescente termine el año escolar.

Al momento de elegir una carrera o profesión, es muy común encontrar adolescentes que no saben qué escoger. Algunos optan por lo que está de moda, o eligen la carrera según la elección de sus amigos o la presión familiar. Actuar bajo estos motivos puede llevar a abandonar la carrera antes de completar el plan de estudios.

“Son diversas las razones que afectan la decisión para elegir una carrera en un adolescente. Por eso, es necesario realizar un test vocacional cuando termine el año escolar con un orientador, para que a través de instrumentos y mecanismos formales descubra sus intereses, habilidades, aptitudes, hábitos y técnicas de estudio, y de esta manera integrar datos para proporcionarle información acertada”, afirma Giuliana Bruiget, Gerente de Gestión Académica de Certus.

Con ello, el estudiante tendría mayores recursos para elegir la carrera o profesión que mejor se acomoda a sus capacidades, intereses y posibilidades, tomando la decisión que favorezca su realización personal y profesional en la vida conjuntamente con el campo laboral.

Sin embargo, aunque lo anterior parezca sencillo, miles de jóvenes de nuestro país no tienen claro a qué desean dedicarse o no están bien informados sobre las demandas laborales del mercado, lo cual genera frustración en sus proyectos de vida y déficit de trabajadores calificados para las empresas.

Del total de personas que cursan estudios superiores, solo el 40% terminan la carrera. El 30% abandona y siguen explorando otras especialidades, mientras que el otro 30% una vez que empiezan a trabajar dejan los estudios por complicaciones en sus horarios. Son pocos los que retoman sus estudios después de un tiempo ya que se dan cuenta que para ascender se necesita el certificado”, asegura Bruiget.

“Si bien es importante el rol orientador de los docentes, el papel de las personas que conforman la familia del estudiante es clave, estas deben brindar respaldo y satisfacción ante la elección tomada, dándole confianza y seguridad al adolescente. No podemos darles la espalda a nuestros hijos con la carrera que elijan. Que el padre sea contador o la madre doctora, no significa que el hijo siga esa misma carrera”, agrega.

Ante las dificultades que enfrentan los jóvenes para decidir qué carrera seguir, Certus propone someter al estudiante a vivir la experiencia profesional desde el primer instante que ingresa a la institución, dándole las herramientas necesarias para que se desenvuelva en el campo laboral sin problemas y crezca como profesional. Esta orientación puede realizarse de forma personal o grupal, ya que supone actividades ligadas tanto a la exploración personal como al análisis de la realidad, mediante información sobre la oferta académica y las particularidades del mercado laboral.

0 COMENTARIOS:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails

Archivo del blog